JOSEPH MICHAEL BRENNAN – Las Cenizas del Juramento

las-cenizas-del-juramento1-180x266

Para nuestro apartado de Fantasía y Ciencia Ficción nacional les traigo el manzo ni que libraco, que más encima es parte de una trilogía (de la que yo me leí los dos primeros tomos pero los dejaré pagando con la segunda parte porque así hago otro comentario y relleno más el sitio y porque me da paja escribir tanto de una pura sentada) y que para rematar es un tomo de Fantasía y ya no tanto de terror o ciencia ficción.

Nos vamos entonces con el copy/paste de la sinopsis de “Las Cenizas del Juramento” primera parte de la trilogía “Memorias del Juramento” del Chileno Joseph Michael Brennan (Es Chileno…en serio, busquen una foto y se darán cuenta):

 En la Ciudad Alta el invierno es implacable. Su viento gélido derriba los árboles y la nieve mata hasta a los animales más fuertes. En ella vive Tahmuz. Un joven huérfano cuyo misterioso protector, Doenal, se niega a revelarle los detalles de su origen y de su pasado. La vida de ambos cambiará de formas sorpresiva cuando toque a su puerta Tarian -nieto del agonizante príncipe Laorias-, quien es perseguido por un temible asesino…

¿Leyeron la sinopsis?, apuesto que pensaron al toque igual que yo: el socito Tahmuz es terrible de Harry Potter y es parte de una profecía que dice que en el futuro va a ser Luke Skywalker el único que, en su sangre, tiene el poder de derrotar al señor Oscuro pero no sin antes morir y resucitar en el intento (pero con una mano menos). No me vengan a decir que no.

Resulta que no y es un tremendísimo descanso saber que no, si me hubiesen dicho antes que los tiros no iban por ahí me hubiese comprado mucho antes este libro.

Tahmuz sabe que Doenal no es su padre y que por algún motivo que no logra descubrir y que le quema en lo más profundo de su corazón no quiere soltarle la pepa con su historia, pero esa solo es una de las tantas líneas argumentales que plantea este libro, y si bien, Tahmuz puede o no puede convertirse en la respuesta a todos los problemas del mundo mundial, el relato o la resolución del mismo no recae como una responsabilidad irrenunciable sobre sus hombros. Eventualmente se hacen tremendos amigos con Tarian, este príncipe que viene de la ciudad y juntos comienzan esta aventura, que es mitad la ruta del héroe  mitad pérdida de la inocencia.

En el camino nos iremos enterando de que es “El Juramento” y aquí como en muchos otros puntos el autor pasea peligrosamente por el borde de repetir algunos tópicos del gènero, por ejemplo, la similitud del Juramento con Los templarios no puede pasarse por alto, la ciudad alta con un invierno crudo te lleva irremediablemente a GOT pero, que bueno que hay un pero: siempre, siempre hay algo, un pincelazo, una nueva tonalidad, “un toque” con la que Brennan gira en redondo y se escapa de los tantos lugares comunes manteniéndose siempre en total control del relato.

Los villanos aquí están inteligentemente a la sombra, son temibles políticamente como este general Galkirion pero también formidables en el campo de batalla como esta Bestia que los sigue incansablemente. La construcción de este villano la encontré magistral, lo muestra poco y de a poco, da información por boca de los demás personajes, por el miedo que infunde y los relatos que van y vienen. Pero cuando realmente se decide a presentarlo aparece con tal majestad que queda en evidencia el talento de Brennan, un capítulo simplemente devorable. Maestro! (Y aún se guarda más y más sorpresas para este villano)

Este libro es de inicio, de creación y presentación, y es un buen libro de inicios: la relación entre Tarian y Tahmuz es entrañable, Doenal, ese querendón viejo mañoso está tremendo  y todos los que van apareciendo por el camino están muy bien armaditos y de la mano de cada uno se va tejiendo este vasto y ambicioso mundo junto con la legendaria historia del Juramento y el sacrificado camino que este propone.

Tiene un lenguaje muy bien trabajado, se nota que hay preocupación en el “que” pero también en el “cómo” cuenta su historia, hay una perlita como esta que me llamo mucho la atención y que es muy decidora del trabajo del autor, por lo que se la voy a copiar nomas (no creo que se enoje), cáchense:

El mar se agita en el abismo y yo te espero. Las olas se levantan como argumentos funestos y yo te espero.
El cielo está cubierto de nubes tristes, y yo te espero. Hace frío en mi corazón, y yo te espero. Mis amigos me han abandonado, y yo te espero todavía, mi amigo. La muerte anda cerca, y yo te espero.
Soy una gaviota. Soy el acantilado. Soy fiel. No puedo evitarlo. El horizonte es ancho, mis ojos se pierden.
Pero yo, amigo, sigo esperando.

Dentro de lo que no me gustó fueron los nombres de los lugares y las ciudades, que la ciudad de los sabios, que la ciudad las tormentas, que la ciudad alta que la chica, que el castillo de las gemas, francamente me cansó y creo que es un gran revés al relato ya que los nombres suelen tener el peso de la historia y dan cuenta del paso del tiempo porque de pronto uno se pregunta ¿Como se llamaba la ciudad de los sabios antes de que llegaran los sabios? jeje cosas como esa. Creo que esto hace que pierde un poco de “leyenda” de “peso” si es que me hago entender, además que después de un rato cuesta seguirlo. Contrasta eso si con los maravillosas culturas que va presentando y los nombres de los personajes que si son bakanes.

La otra gran sorpresa para mí fue el que no hubiese magia ni mucha cosa en exceso fantasiosa, más allá de lo que vamos descubriendo del Juramento, aquí lo que te tiene inmerso es el relato no los trucos que se pueda o no sacarse de debajo de la manga.

Un relato inteligente, siempre sale bien parado de los tetes en los que se mete y hecho con cariño, totalmente recomendable.

Yo que ustedes parto al toque a comprarlo.

Sobre SrDirector