Justin Cronin – El Pasaje

El pasaje

Me gasté medio año leyendo este libro, es más largo que el Lunes con la caña y más encima quedé metido porque es la primera parte de una trilogía, así es que no me hace reír ni un camión con chapulines. Lo bueno es que lo pase bien leyéndolo, tiene una muy novedosa reinvención de los vampiros y un mundo post-apocalíptico bakancito, muy de la mano del universo walking dead por así decirlo.

El libro está divido en dos partes, en la primera, que es en nuestro tiempo, unos científicos investigan a unos murciélagos o bichos medios raros por allá por Bolivia, los bichos estos terminan matando a casi toda la expedición pero de todas formas logran conseguir una muestra con la que hacen un virus para mejorar a la raza humana. Para probar el virus necesitan ejemplos humanos y para eso tienen a un tipo del FBI, Wolgast,  que tiene la labor de convencer a condenados a muerte de que acepten ser conejillos de indias. Finalmente se seleccionan 12 sujetos que a Wolgast no le hacen tomar mucho caldo de cabeza si al final los iban a matar igual, la cosa se pone medio fea cuando lo mandan a buscar a una niña, Amy, para ser parte de este experimento.

Para toda esta parte del relato el autor se toma su tiempo, cuenta la historia de la mamá de amy, de todo su sufrimiento y de cómo amy va a parar, abandonada donde unas monjas.  Lacy, una hermana más creyente de lo normal (como si ya fuera normal todo lo que creen las hermanas), se va en la mejor volada Juana de Arco, de hablar con dios y todo eso y siente que debe salvar a esa niña. Por otro lado tenemos la historia de este uniformado, Wolgast, su cuento familiar con una hija que perdió y cómo encuentra cierta redención con Amy y todo el cuento de número 12, el último reo que meten en el forro del experimento.

Ya por esta parte queda la patá’, algo sale mal con el virus, los 12 hombres se transforman en unos seres espeluznantes con unas costumbres más que extrañas y francamente aterradores. Para no alargar más el cuent, si hasta en Jurassic park se arrancan los dinosaurios ni hablar de estos 12 hombres mounstrificados: en dos patadas todo el planeta infectado, Lacey y Wolgast hacen lo posible por salvar a amy y…..Nos fuimos como a 100 años en el futuro.

Aquí tengo mis reparos con el libro porque son como 400 páginas de historia que no sé qué tanto importan para el desarrollo del relato final ya que el tono del libro cambia completamente, pasa de una novela de ciencia ficción en una época a una road movie muy, muy en el futuro y con no mas de un par de personajes en común entre una parte y la otra.

En este futuro se van las otras 700 páginas del libro, aquí los humanos viven en una ciudad, encerrados, no saben si quedan más que los cien y algo que son, tienen un mundo muy organizado con normas, sistemas de educación, de crianza y de seguridad, con muros altos y potentes luces que están todas las noches prendidas para que no se acerquen estos pitillos (como les dicen) seres aterradores, con garras, son grandes, brillan en la noche, pueden saltar muchísimos metros, al parecer no tienen voluntad propia y son extremadamente fuertes, casi indestructibles, no les hacen daño las balas, solo se les puede matar a cuchillo dándole en un pequeño punto débil en el pecho.

Aquí debo decir que el autor se luce, son muchos personajes, todos muy bien delineados, tiene mucha pericia además para relatar escenas de acción y para, en definitiva, presentar un mundo completo post-apocalíptico, con hombres que de apoco han tenido que inventar una nueva forma de vivir en comunidad porque ya no recuerdan o no alcanzaron a conocer como era anteriormente, vemos como enseñan a los niños, como conservan su historia, como producen sus alimentos y como se cuidan unos a otros.  Este tipo de descripción lo va haciendo para cada grupo humano que describe, ya que casi todos piensan que están realmente solos por lo que han desarrollado su propia forma de sociedad.

La segunda parte del tomo es mucho más interesante y mas rica que la primera, obvio queremos que pronto se crucen ambas historias, que aparezca Amy para saber qué es lo que realmente puede hacer y que monos pinta en toda esta historia.

Lo pase bien aunque como les comente, es innecesariamente largo, quizás esta linealidad forzada a la que nos somete el autor aletarga demasiado la primera parte, yo hubiese preferido uno que otro flashback y estaríamos.

Por lo demás es un libro muy recomendable, no para andar leyendo en el metro sois porque tiene más de 1000 páginas y pesa más que un portaviones a remo.

Así que póngale bueno que se va a sorprender.

PD. Ya compre los Doce, el segundo tomo y es igual de guatón que el otro.

 

 

 

 

 

Sobre SrDirector