POWERS, VOL. 1 – 3: Brian Michael Bendis & Michael Avon Oeming

 

Miren, que bonito como pusieron monitos dentro de las letras...

Una vez, hace ya mucho tiempo, un guionista británico cuyo nombre no diremos en vano, sembró la duda en sus trabajos superheróicos respecto a qué pasaría si los «Súpers» vivieran entre nosotros, cómo afectaría esto a nuestra moral, principios y valores, nuestro entorno, nuestras relaciones, todo lo que conocemos sería removido desde los mismos cimientos y tendríamos que enfrentarnos a la pregunta que plasmara en su obra más influyente y sobre la cual han girado casi todas las grandes historias del género en los últimos 28 años: «Who Watches the Watchmen?»

Muchos han tomado la posta y han intentado dar una respuesta coherente a esta pregunta, unos con más éxito que otros, pero la obra a la que me referiré en particular es, sin lugar a dudas, una de las que mejor ha logrado llevar adelante la profundización respecto a qué haríamos si los Dioses caminaran entre nosotros, quién nos protegería, quién se ocuparía de pararse delante de ellos cuando han pasado por sobre las leyes y decirles con aplomo “Acompáñenos por favor, tenemos unas preguntas que hacerle respecto a la muerte de uno de sus excompañeros de grupo…” y la respuesta, vino de la mano del prolífico Brian Michael Bendis junto a los lápices de Michael Avon Oeming, la respuesta, es la unidad de que investiga crímenes cometidos por metahumanos, y que sus miembros llaman “Powers” (Poderes).

Pero no se confundan, esta no es “otro cómic de Superhéroes” no, damas y caballeros, el enfoque principal de la serie no es ese, en estricto rigor, este es un cómic policial, de serie negra como debe ser: ambientación oscura y un tanto opresiva, un protagonista de carácter espartano y nada pródigo con las palabras, bajos fondos y personajes retorcidos, todo esto, visto a través del trabajo policiaco que hacen los Detectives de Homicidios de la Unidad de Poderes: Christian Walker y Deena Pilgrim.

Pilgrim & Walker on pursuit...

Sala de interrogatorios

 

Ustedes se preguntarán “ya, está bien, es de policías y tipos con poderes, pero ¿cómo logras controlar a un tipo con poderes, acaso los polis tienes poderes también?” y la respuesta, es NO, no tienen, pero tienen los “anuladores” instalados en las salas de interrogatorio, y cada “Poder” sentado en esas sillas, bajo aquella luz verde y mortecina, es tan humano como tú o yo frente a los oficiales de la ley.

 

Portada del Primer TPB en español, Colección 100% Cult Cómics, Editorial Panini España.

En el primer tomo, titulado “¿Quién mató a Retrogirl?” (el título es un tremendo spoiler, pero no ahondaré en el asunto) nos hacen la presentación de los personajes, que tendrán que resolver el homicidio de Retrogirl, una superheroína de primer nivel que aparece muerta en las primeras páginas del cómic. Es bajo estas circunstancias que Walker comienza a trabajar con Pilgrim, quién ha sido recientemente asignada a la unidad de Poderes, y es una metomentodo que atosiga a todos con quienes se cruza, especialmente a Walker, que tiene uno que otro secreto que se irán desvelando a lo largo de los distintos arcos argumentales, siempre de una forma elegante, inesperada y que dejará queriendo leer el siguiente tomo. Sólo para que piquen un poco, a no mucho andar en el primer tomo, te das cuenta que Walker solía ser un Poder… pero ese no es el secreto principal, sino intentar descubrir por qué ya no es un Poder en activo… o si aún los conserva…

Bendis y Oeming son amigos, y eso queda patente en la forma en la que cuentan las historias, se nota el fiato entre este equipo creativo, y queda aún más de manifiesto en las entrevistas en las que participan juntos, que se encuentran reproducidas en algunos de los tomos recopilatorios. Según ellos mismos han señalado en más de una oportunidad, el cómic casi quedó como un proyecto, si no hubiese sido por Jim Valentino en Image cómics, quién los respaldó en una época en que ninguno de los dos era tan conocido en el medio, excepto por trabajos casi de autor que cada uno había llevado adelante. Anecdóticamente, DC no apoyó el proyecto, porque “no era lo que buscaban” en aquella oportunidad.

Así partió su andadura en Image allá por el 2004 y en la actualidad, se sigue publicando bajo el sello Icon, de Marvel cómics. Una de las razones por la cual el cómic es tan fresco y sigue siendo un cómic de autor, es porque no forma parte del Universo Marvel, con lo que los creadores tienen total y absoluto control respecto de las historias que cuentan y lo que le ocurre a los protagonistas de la serie, sin el control Editorial que les caería si incorporaran a los Pesos Pesados del MU.

Bendis ha incorporado también el hecho no menor de los mass media y el efecto que tendrían la existencia de estos Poderes de andar rondando por todos lados: Noticieros sólo enfocados en sus andaduras, tanto heroicas como faranduleras; Redes Sociales a tope con chismes; Revistas de Farándula; Biografías no autorizadas de héroes y de sus “Grupies”. Detractores, Fanáticos, Enemigos, gente como uno, viendo realities y películas en los cines sobre los héroes que nos protegen día y noche, una sociedad que los idolatra y los odia al mismo tiempo, y que veladamente nos pregunta en más de una oportunidad si no les hemos dado mucha relevancia a estos héroes, si en verdad están aquí para cuidarnos y en caso de que quisiéramos ponerles un alto ¿podríamos realmente hacerlo? El tema da para mucho, y aún, hay mucho paño que cortar, pero para tranquilidad de todos lo que seguimos esta obra, los autores ya tienen pensado el final, y cuando ya no tengan nada nuevo que contar, la sacarán de sus empolvados archivos y cerrarán el boliche para ir al siguiente proyecto.

¿No les dije? primeras páginas del tomo 1: al menos no se puede acusar a los autores de publicidad engañosa...

 

Micheal Oeming, desarrolló un estilo propio y muy estilizado para este proyecto, reconocidamente influenciado por el trabajo de Bruce Timm y Alex Toth. Si bien se ve como un dibujo que incluso podría ser considerado “infantil” en su forma de presentarse, las historias que plasma en el papel no lo son: Homicidios, Sexo Explícito y Gore son recurrentes en las páginas de las historias escritas por Bendis (quién cada vez que puede, hace incapié en que hay más senos y vaginas de las que el escribe, incluso si no las pone en el guión), y podemos ver cómo el dibujo luego evoluciona hasta dejar atrás sus influencias para convertirse en algo propio y reconocible de Oeming.

Nuestro Héroe ha visto mucha acción, más de lo que se imaginan...

 

El volumen 1, consta de siete arcos argumentales, 37 números y un Anual. El Volumen 2 comienza el 2009, cuando se cambian de casa editorial, consta de 30 números y el Volumen 3, de 11 números. En la actualidad, el título pasó a llamarse “Powers:Bureau” y comienza otra vez con el N°1, a razón de los acontecimientos del último arco argumental en el Volumen 3.

Todos los arcos argumentales, han sido reeditados en TPB y son fácilmente conseguibles en sus ediciones Americanas a través de Bookdepository y Amazon.com (aunque estos últimos son unos esclavistas por lo que ya no pido nada por ahí, pero eso es tema mío), y si bien consideramos al “Powers:Bureau” como un Volumen nuevo para la historia, la numeración de los TPB va desde el 1 al 15 (último TPB americano) por lo que no es difícil poder seguirlos sin perderse en la continuidad propia de la colección. Para aquellos que no estén acostumbrados a la prosa rica, también se pueden conseguir a través de las tiendas de cómics en Chile a un precio de usura un poco más alto, ya que son ediciones españolas que vienen de la mano de Editorial Panini ( dejo el link para quien quiera conocer las portadas http://www.paninicomics.es/web/guest/coleccion_titulos?category_id=125563), en la colección “100% Cult Cómics”, dónde podemos encontrar los primeros 14 tomos, y estamos a la espera de la traducción del tomo 15, pero son ediciones muy bien cuidadas, con entrevistas a los autores y una ingente cantidad de bocetos e ideas conceptuales que no fueron utilizadas finalmente, que para todos aquellos que dibujan y escriben, puede darles más de una idea respecto a cómo se elabora el trabajo tras bastidores.

Serios, como en "La Ley y el Orden... y Poderes"

 

En resumen, es una excelente obra, interesante, con un desarrollo de personajes sorprendente, con giros inesperados y que si bien es de superhéroes, lo importante no son ellos, sino los oficiales de policía que investigan los crímenes relacionados a los «Poderes» y los Federales que les hacen la vida imposible… como dije, Moore planteó la pregunta y Bendis/Oeming dan una respuesta inteligente y novedosa, no por nada el cómic fue galardonado con el Eisner 2001 a la Mejor Serie Nueva, y Bendis obtuvo el Eisner al mejor guionista los años 2002 y 2003.

Como decían los amigos de Editorial Zinco, «si sólo puedes comprar un cómic este mes, no lo dudes, que sea este”.

Sobre Dardanus

El Paladín Manco viaja entre planos recolectando información del ñoñoverso, algo del pasado, algo del presente y a veces, del futuro...